Diabetes Mellitus

La diabetes mellitus (DM) comprende un grupo de enfermedades metabólicas caracterizadas por la presencia de hiperglucemia, que aparece como consecuencia de defectos en la secreción y/o acción de la insulina. La hiperglucemia crónica se asocia con lesiones a largo plazo en diversos órganos, particularmente ojos, riñón, nervios, vasos sanguíneos y corazón. Son las llamadas complicaciones de la DM, que pueden afectar a los vasos de pequeño calibre (complicaciones microangiopáticas) y a los vasos grandes (complicaciones macroangiopáticas).
El número de personas con DM va en aumento y la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que en el mundo hay cerca de 350 millones de personas que sufren esta enfermedad.

Puesto que la definición de DM se basa en valores de glucosa en sangre, es importante conocer cuáles son los criterios que se siguen para su diagnóstico. Los que actualmente están vigentes se muestran en la Tabla 1.

Existen diferentes tipos de DM; la DM tipo 1, en la que el organismo no produce suficiente insulina, y que es más frecuente en menores de 30 años. En la DM2 tipo 2 (80-90% de los casos) el cuerpo no utiliza eficientemente la insulina y está muy relacionada con la obesidad. El tercer tipo se llama diabetes gestacional y se presenta durante el embarazo debido a cambios hormonales que dificultan la correcta acción de la insulina. Afecta alrededor del 4-5% de las mujeres embarazadas, pero varía en función de los criterios de despistaje y de las características de la población analizada (edad, peso, raza, antecedentes familiares, etc).

A día de hoy, la DM1 tipo 1 no se puede prevenir, pero sí la DM tipo 2, por lo que aquellas personas de alto riesgo de padecerDM tipo 2, una correcta alimentación y ejercicio físico pueden disminuir esta posibilidad. Es muy importante que la dieta sea equilibrada, intentado que el consumo de hidratos de carbono no supere el 50% de los alimentos que ingerimos. Además, los pacientes con diabetes deberían limitar los azúcares de absorción rápida, y es conveniente poner en práctica dietas hipocalóricas cuando existe sobrepeso. Además, el ejercicio físico es importante en este objetivo porque ayuda a perder peso, reduce los niveles de glucosa al incrementar la eficacia de la insulina y es una buena prevención y tratamiento de la enfermedad cardiovascular.

En cuanto al tratamiento, la DM tipo 1 debe tratarse con insulina, con diferentes pautas de combinación según las características de cada paciente (pauta basal-bolos, insulinas premezcladas e incluso bomba de insulina), mientras que la DM tipo 2 puede tratarse de manereamuy diversa, desde únicamente dieta y ejercicio, pasando por diferentes combinaciones de fármacos orales e inyectables, tratamiento con insulina e incluso cirugía en casos bien seleccionados (bypass gástrico o gastrectomía tubular, fundamentalmente).

De cualquier forma, es fundamental la educación del paciente y de la familia para comprender el mecanismo de la enfermedad, mejorar el control de las glucemias, reducir las complicaciones y adquirir hábitos adecuados para poder controlarla.
 

 
Tabla 1. Criterios para el diagnóstico de diabetes mellitus
1.            Glucemia en ayunas* igual o superior a 126 mg/dl (7.0 mmol/l)**, o
2.            Glucemia igual o superior a 200 mg/dl (11.1 mmol/l) a las dos horas** durante la realización de un test de tolerancia oral a la glucosa***, o
3.            Síntomas de hiperglucemia (poliuria, polidipsia o pérdida inexplicada de peso) junto con una determinación casual**** de glucemia igual o superior a 200 mg/dl (11.1 mmol/l).
4.            HbA1c***** > 6,5%**
 
*El período de ayuno se define como la falta de ingesta de calorías en las últimas ocho horas.
**En ausencia de hiperglucemia inequívoca con descompensación metabólica aguda, estos criterios deben confirmarse repitiendo la determinación.
***No se recomienda el test de tolerancia oral a la glucosa para uso rutinario. La prueba debe realizarse con una sobrecarga de glucosa que contenga 75 g de glucosa.
****Casual se define como cualquier momento del día sin tener en cuenta el período de tiempo después de la última comida.
*****La HbA1c (hemoglobina glicosilada A1c) es un proteína que se encuentra dentro de los glóbulos rojos y que indica el grado de glucosilación. A mayor glucosa en sangre, mayor valor de HbA1c. Sirve para conocer el ambiente glucémico de los 3 últimos meses (vida media de los glóbulos rojos). Desde el año 2011 sirve también para el diagnóstico de diabetes.


Francisco Javier Escalada (Doctor y Director del servicio de Endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra)