Diabetes y Ramadán

Faltan pocas semanas para que empiece el Ramadán,  uno de los Cinco Pilares de la religión islámica, y por el que, durante un mes el pueblo musulmán realiza un ayuno en las horas del día. Esto implica que las comidas deben realizarse antes del amanecer o después del ocaso, ya que deben abstenerse de comer, beber, fumar y de tener relaciones sexuales durante el día.

Los musulmanes con diabetes están exentos de hacerlo, pero, dada la importancia del Ramadán para su religión y para su cultura, son muchos los que guardan el ayuno.

Para poder practicar el Ramadán con las menos complicaciones posibles, los musulmanes con diabetes pueden seguir estos consejos:

  1. Consultar previamente con su médico: es fundamental que en las semanas previas al Ramadán, acudas a tu médico para que pueda prescribirte las pautas necesarias para poder llevarlo a cabo sin que afecte a tu salud.
  2. Aumentar la frecuencia de las mediciones de glucosa: antes de que comience el ayuno y durante el día deberás hacerte mediciones con frecuencia para asegurarte de que te mantienes en unos buenos niveles glucémicos.
  3. Antes de comenzar el ayuno, debes incluir alimentos que liberen azúcares más lentamente (IG bajo): en el Suhoor, se recomienda comer alimentos como el trigo, la sémola y las judías, ya que se trata de alimentos que contienen hidratos de carbono de absorción lenta y con alta proporción de fibra, que asegura un aporte lento de glucosa al organismo.
  4. Tras el ayuno, consumir alimentos que liberen azúcar rápidamente: por el contrario, en el Iftaar, es aconsejable tomar alimentos que liberen azúcar rápidamente, como la fruta, para ayudar a recuperar el nivel glucémico, y a continuación hidratos de carbono de acción lenta. Por último, es preferible evitar alimentos con un índice alto de grasas saturadas o azúcares e intentar dividir las calorías en varias comidas a lo largo de las horas en las que no se ayune.
  5. Asegurarse de tomar muchos líquidos después del ayuno: la deshidratación también puede afectar a la diabetes, por lo que, tras la puesta del sol, es importante beber líquidos sin azúcar.
  6. Haz saber en tu entorno de trabajo o de estudios que tienes diabetes y que vas a mantener el Ramadán: si en tu lugar de trabajo o de estudios no saben que tienes diabetes, este es el momento de contárselo para que en caso de hipoglucemia o hiperglucemia sepan qué deben hacer.

Concentración de la Fede

Concentración de la Fede con su Presidente Andoni Lorenzo ante el Ministerio de Sanidad y Seguridad Social reclamando más atención para las personas con diabetes que la Seguridad Sanitaria tiene completamente abandonadas.

Curar la Diabetes Tipo 1

change.org

Dolores Fernandez ha iniciado esta petición dirigida a Dolors Montserrat

Hola a todos, mi marido es diabetico tipo 1, desde  que era niño, se pincha cuatro veces al día, una vez en cada comida y otra que dura 24 horas, por la noche, pero aun así, es una enfermedad muy difícil de llevar bien, sobre todo psicológicamente. Avéces le es difícil llevar una vida cotidiana normal, desde que se levanta hasta que se acuesta, y muchas noches hasta de madrugada, tiene que estar controlando su nivel de azúcar en sangre, por el temor de las subidas y bajadas de la glucosa, que en algunos casos puede ser peligroso. Es una enfermedad que a largo plazo puede tener consecuencias graves. Como el, hay miles de personas en el mundo, y darían lo que fuera porque hubiera una curación y así poder liberarse de la diabetes.

Recientemente se ha descubierto que en unos años, los pinchazos podrían sustituirse a la ingesta de una única pastilla capaz de curar esta enfermedad. Un grupo de científicos liderado por investigadores españoles, entre ellos el exministro Bernat Soria, ha logrado desarrollar un fármaco capaz de frenar el ataque que destruye las células del páncreas encargadas de producir la insulina y además de regenerar más células de este tipo.

Para pasar del laboratorio al paciente calculan que se necesitan 17 millones de euros, una apuesta que conseguiría acabar con una enfermedad descubierta hace más de 5.000 años.

 Le quiero pedir por favor a la ministra de sanidad, que haga hasta lo imposible para que el gobierno financie esos 17 millones de euros que necesita este grupo de investigación, y poder ver pronto este fármaco . Porque aveces el gobierno se hace cargo de cifras mas altas para otras cosas mucho menos importantes. ESTO ES ALGO MUY IMPORTANTE MEJORARÍA LA CALIDAD DE VIDA DE MUCHAS PERSONAS Y EL GOBIERNO DEBE HACER ALGO.

https://www.change.org/p/dolors-montserrat-curar-la-diabetes-tipo-1

Los pacientes Diabéticos reclaman recuperar la figura del educador

El vicepresidente de FEDE denuncia que se está "malgastando el dinero público" al no adaptar las herramientas utilizadas
 
El vicepresidenta de la Federación Española de Diabetes (FEDE), Aureliano Ruiz, ha aprovechado su comparecencia durante la mesa sobre adherencia al tratamiento organizada dentro del VI Congreso VI Nacional Semergen de Pacientes Crónicos para solicitar que se recupere la figura del educador para pacientes diabéticos.

La mesa, que ha estado moderada por Esperanza Soto, residente de Medicina de Familia en Córdoba, ha pivotado sobre dos ejes: el aspecto más psicológico del paciente, presentado por José Luis Bimbela, escritor y profesional del área, y Aureliano Ruiz que ha aportado la visión asociativa. 
 

Ruiz ha recordado lo importante que es el apoyo de la familia y de las asociaciones de pacientes de las que, además de formar parte, se muestra un “defensor acérrimo” pues las considera un “agente vertebrador” del sustento psicológico del enfermo. Ruiz ha explicado que su organismo se acerca a zonas con pacientes recientemente diagnosticados, como colegios, para impartir charlas a profesores y alumnos normalizando la enfermedad. En el caso de los tutores, Ruiz ha asegurado que lo hacen para que “no tengan miedo” a la enfermedad.

Recordando una petición histórica, el vicepresidente de FEDE ha defendido que los pacientes diabéticos deberían de “pasar de ser tratados como agudos a crónicos y, de esta forma, el tipo de tratamiento va a variar”.

En una reivindicación política, el vicepresidente ha ‘hecho las cuentas’ a la administración y ha asegurado que "los tratamientos del siglo XXI, que no estamos implantado, ahorrarían muchos costes al sistema”. “Tenemos fondos para que cualquier tipo de enfermedad mejore. Estamos malgastando el dinero”, ha refundado Ruiz en relación a la diabetes.
 

Por su parte, la R1 Esperanza Soto ha destacado la importancia que tiene que los médicos “sepamos informar a los pacientes de una manera adecuada”. Ejemplificando su argumento en el proceso de la insulinoterapia, Soto ha entonado el ‘mea culpa’ y ha reconocido que, aunque hagan todo lo necesario por ejecutar una consulta completa, la falta de tiempo hace que se derive a los pacientes a Enfermería “que también está muy saturada”.

A este respecto, Soto ha señalado la existencia del “desaparecido” educador de diabéticos, importante en el proceso y que "solía acompañar y formar" al paciente en aspectos que, a veces, dejan de lado médicos y enfermeros al darlos por sabidos.

Por último, todos los ponentes han coincidido en la importancia del apoyo de la familia que, en muchas ocasiones, se encuentra dentro de las propias asociaciones de pacientes. A esto, Bimbela ha añadido la necesidad de que el facultativo "facilite" las cosas al paciente.

https://www.redaccionmedica.com/secciones/medicina-familiar-y-comunitaria/la-pacientes-diabeticos-reclaman-recuperar-la-figura-del-educador-9014

Desarrollado el primer fármaco con el potencial de curar la diabetes tipo 1


Científicos españoles han creado una molécula que regenera las células productoras de insulina
 
 
La molécula sintetizada reduce la respuesta autoinmune y promueve la proliferación de células beta. En vídeo, explicación en dos minutos del fármaco.
Un fármaco nuevo, probado con éxito en ratones y en cultivos de células humanas, es capaz de revertir los síntomas y las causas de la diabetes tipo 1. Si se demuestra su eficacia y seguridad en ensayos clínicos, podría suponer una cura para la enfermedad. El logro, detallado hoy en Nature Communications, es de un equipo internacional de científicos encabezado por investigadores del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer) de Sevilla. Ha llevado varios años identificar un receptor molecular adecuado que se pueda activar con un fármaco; ahora que lo han descrito, será posible diseñar varias moléculas sintéticas para dar con el medicamento idóneo.
“Si realmente son capaces de trasladar esto a humanos, y eso será en un futuro noorto, tiene aplicaciones no solo en prevención sino en tratamiento. Esto abre una puerta a la curación de la diabetes tipo 1”, ha dicho del avance el investigador Ramón Gomis, catedrático emérito de la Universidad de Barcelona y ex-director del instituto de investigaciones biomédicas Idibaps, que no participa en el estudio.
La diabetes tipo 1 es una condición autoinmune que suele aparecer en la infancia. En los 21 millones de pacientes que la sufren, los linfocitos destruyen las células beta del páncreas, encargadas de almacenar y secretar insulina, creando una dependencia de por vida a la inyección de esta hormona. El nuevo fármaco hace dos cosas: reduce el ataque autoinmune y repone la población de células beta destruidas. Hasta ahora, los tratamientos disponibles —inmunosupresión o terapias celulares— solo podían cumplir una función o la otra, respectivamente.
“Para curar la diabetes hay que hacer las dos cosas: fabricar células que sustituyan a las que no funcionan y detener la causa”, explica Bernat Soria, director del Departamento de Regeneración y Terapias Avanzadas de Cabimer y fundador del centro. El también ex-ministro de Sanidad ofrece el rescate bancario como ejemplo: aunque se invierta dinero en reflotar los bancos, afirma, “si no resolvemos el problema que nos llevó allí, volveremos”.
ampliar fotoFotografías microscópicas del páncreas en un animal de prueba. Arriba: el fármaco reduce la infiltración de células inmunes (puntos morados más oscuros). Abajo: el fármaco aumenta la producción de insulina (en rojo). NADIA COBO-VUILLEUMIER ET AL.
La estructura del nuevo compuesto químico (BL001) está protegida por una  patente de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud. Su diseño le permite activar un receptor molecular situado en la superficie de algunas células inmunes y de las células del páncreas, según explica la primera autora del estudio, Nadia Cobo-Vuilleumier. Esta interacción reduce la respuesta inflamatoria y protege a las células beta.
El mismo receptor también se encuentra en las células alfa del islote de Langerhans, que son las encargadas de almacenar y secretar la hormona glucagón. El fármaco provoca la transformación de células alfa en células beta. Este insólito fenómeno, conocido como transdiferenciación, resuelve un problema clave al que se enfrentan las terapias celulares, que es el de regenerar la población de células beta a partir de una muestra inexistente o severamente dañada. “Es muy novedosa la idea, pero finalmente tienen resultados que han convencido”, opina Gomis.
Desarrollar un fármaco desde el laboratorio hasta el paciente cuesta unos 20 millones de euros
El fármaco ha tenido éxito para prevenir y tratar la diabetes en ratones transgénicos y en cultivos de tejido pancreático donado por las familias de pacientes fallecidos. El investigador principal de Cabimer, Benoit Gauthier, querría tener un medicamento viable “lo antes posible”, pero asegura que es imposible saber cuándo lo conseguirán. “Desarrollar un fármaco desde el laboratorio hasta el paciente cuesta unos 20 millones de euros. Hemos gastado tres millones ya. Si me das 17 millones mañana, en unos pocos años, si todo va bien, ya estaría en el mercado”, afirma. Además de la financiación pública, esta investigación ha recibido contribuciones de las asociaciones de padres Juvenile Diabetes Research Foundation de Nueva York (EE UU) y DiabetesCERO en España.
El compuesto patentado es solo uno de varios que ahora se crearán con el fin de identificar los que tengan umbrales más bajos de eficacia y más altos de toxicidad. Aunque a los ratones se les administró la molécula por inyección, el objetivo final es crear una pastilla. Con suerte, un medicamento como este podría crear tolerancia inmunitaria permanente. “Las empresas farmacéuticas preferirían una pastilla que los pacientes tengan que tomar de por vida, pero mi deseo es que se pueda reeducar al sistema inmune”, concluye Gauthier.
 Investigadores del centro Cabimer en Sevilla. En el sofá, de izquierda a derecha: Benoit Gauthier (jefe de laboratorio), Nadia Cobo-Vuilleumier (autora principal de la investigación) y Bernat Soria (director del departamento). Detrás, de izquierda a derecha: Esther de la Fuente Martin, José Manuel Mellado-Gil, Petra I Lorenzo y Alejandro Martin Montalvo.
 
UN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA MUNDIAL
La diabetes es la enfermedad con la prevalencia más alta del mundo: afecta a 430 millonesde personas. De esas, aproximadamente el 95% son de tipo 2 y el 5% son de tipo 1. Mientras que la diabetes de tipo 2 suele aparecer en adultos con obesidad y se puede controlar con la pérdida de peso, la de tipo 1 es una enfermedad autoinmune que no tiene cura y requiere la inyección periódica de insulina. No siempre se manifiesta en la infancia, ya que puede aparecer en adultos después de una reacción inmunológica fuerte, por ejemplo tras una infección o accidente.
En España hay casi cuatro millones de personas con diabetes y 3,5 millones en riesgo de desarrollar la enfermedad. Supone un coste directo del 10% del presupuesto sanitario español. En 2015, este gasto fue de unos 6.000 millones de euros. “Cualquier esfuerzo de investigación o de educación en torno a la diabetes, cualquier actuación que hagamos que disminuya estas cifras, aumentará la sostenibilidad del sistema”, defiende el ex-ministro de sanidad Bernat Soria, que ha participado en este estudio. Su centro de investigación, Cabimer, cuenta con cinco grupos científicos distintos especializados en diabetes.

https://elpais.com/elpais/2018/04/13/ciencia/1523611663_019071.html
 

Diabetes tipo 2 y consumo de grasa

Diabetes tipo 2 y consumo de grasa
 
En relación a la población sana, las personas diabéticas tienen un riesgo aumentado de sufrir arterioesclerosis y enfermedades o accidentes cardiovasculares, que será aún mayor si se asocian otros factores de riesgo cardiovascular, como son la obesidad, la hipercolesterolemia o la hipertensión arterial. Además, la acumulación de grasa abdominal es especialmente peligrosa para este tipo de pacientes. En consecuencia, además de perder los kilos de más y mantenerse en un peso normal, deberá ponerse especial atención al tipo de alimentación que se realiza, especialmente en cuanto se refiere al contenido de grasas de la misma.
Las grasas son la reserva energética del organismo, que éste utiliza cuando se han agotado las reservas de hidrato de carbono. Pero cada gramo de grasa que se ingiere supone 9 calorías, el doble de lo que aportan las proteínas o los glúcidos. Además hay que diferenciar entre los diferentes tipos de grasa (saturadas o insaturadas), pues algunas de ellas, en cantidades inadecuadas son nocivas para la salud al aportar colesterol; mientras que otras, como es el caso del ácido oleico contenido en el aceite de oliva, protegen frente al desarrollo de la arterioesclerosis.
Teniendo esto en cuenta, las grasas no deben superar el 30% de las calorías aportadas por la dieta, teniendo en cuanta que las saturadas deben ser inferiores al 10% y que no deben superarse los 300 gramos diarios de colesterol.
Por tanto, el paciente diabético debe tener una información precisa sobre el contenido y el tipo de grasa de los diferentes alimentos con el fin de equilibrar saludablemente su alimentación.
 
 
Qué evitar
Saber cuáles son los alimentos que aportan grasas saturadas, poliinsaturadas o hidrogenadas es esencial para definir una dieta equilibrada:
  
Alimentos con grasa animal visible o ricos en ella; carne roja con mucha grasa, la piel del pollo, las vísceras, los embutidos, el tocino o las partes grasas del cerdo.
Leche entera y derivados lácteos con toda la grasa: nata, mantequilla, margarina, quesos grasos.
Salsas grasas.
Rebozados y empanados.
Aperitivos fritos (nachos y otros similares).
Yema de huevos en exceso (nunca más de 4 semanales).
Aceite de palma, palmiste y coco, con los que se suele fabricar la bollería industrial. En alimentos envasados, suelen enmascararse tras la denominación de “aceites vegetales”.
  
Lo recomendable
Las recomendaciones para cubrir ese 30% de grasa de la dieta diaria se centran en los siguientes alimentos:
  
Aceite de oliva. Debe usarse para cocinar y freír, pero  en su justa cantidad (10-30 cc.). Lo ideal es cocinar las carnes a la plancha y aliñar las ensaladas mínimamente.
Pescado, especialmente el azul (sardina, caballa, corvina) y el rico en ácidos esenciales grasos (salmón).
Las carnes más recomendables son el pollo y otras aves (sin piel), conejo y la ternera. El cerdo actualmente se considera como una carne blanca, pero debe limitarse a aquellas piezas que no contienen grasa (lomo) o en todo caso eliminarla antes de cocinarla.
Huevos, no más de 3 por semana (un huevo contiene 250 mg. colesterol).
La leche debe ser preferiblemente desnatada o semidesnatada, al igual que los derivados lácteos.
Algunos frutos secos (poca cantidad): almendras, avellanas o nueces.